ADVERTENCIAS CHULESCAS

Alguno de los empresarios ligados a la construcción del polémico proyecto de bloque de apartamentos en Villaricos, para más señas vecino de Mojácar, anda por ahí echando maldiciones y mandando mensajes de advertencia sobre las consecuencias que para periodistas, vecinos y demás gentes ligadas a la cultura podría tener el seguir intentando proteger los tesoros de la vieja Baria Romana que se asientan bajo la parcela en la que se quiere edificar.

            Sin duda, es comprensible su enojo ya que cada vez parece más fácil que dicho proyecto no se lleve a cabo, al menos en los términos previstos inicialmente, puesto que todo apunta a que los hallazgos desenterrados en las excavaciones acreditan un gran valor histórico.

            Pero una cosa es lamentar que se rebaje la cuantía de su negocio y otra bien distinta apuntar con el dedo y amenazar con querellas y otras acciones sin determinar, pero sospechosamente propias del mundo del hampa, para que el asunto no siga siendo motivo de comentario y desaparezca la presión social sobre las autoridades que tienen que tomar finalmente una decisión respecto al futuro de esa porción de terreno.

Es un error volcar sobre gente bienintencionada y profesionales que sólo hacen su trabajo el malestar que genera una expectativa no cumplida, por mucho que ésta se cuantifique en millones de euros. De otro lado, esta redacción ni ha escuchado críticas a la parte privada ni las ha vertido en sus apartados de opinión. Muy al contrario, sí ha percibido y compartido absoluta unanimidad para que se encuentren mecanismos y alternativas compensatorias, si es que finalmente el negocio se pierde todo o en parte.

Dicho esto, ni ACTUALIDAD ALMANZORA va a retroceder ante los mensajes de corte chulesco que nos llegan por intermediarios (siempre gentes ajenas a la familia de Haro, propietaria del terreno y merecedora de todos nuestros respetos), ni tampoco parecen dispuestos a hacerlo los integrantes de la asociación vecinal de Villaricos y de los colectivos culturales.

Querer tratar a los ciudadanos como a aldeanos del medievo, sometidos a las arbitrariedades y caprichos del poder feudal, da una idea de qué tipo de personajes se esconden y amparan bajo un paraguas empresarial al que ensombrecen.

Un último comentario: Quien está dispuesto a dar debe también prepararse para recibir.

“Advertencias chulescas”Actualidad Almanzora, Primera quincena de Junio, 2004, pp. 3.

Deja un comentario