CARTA AL DIRECTOR: HABLAN LOS PROPIETARIOS DE LA PARCELA DE VILLARICOS.

(Ángeles de Haro)

“La información publicada por ACTUALIDAD ALMANZORA no sólo es incompleta, sino que muy probablemente haga llegar a muchos bien intencionados lectores a conclusiones equivocadas

Acabo de recibir el número de la primera quincena de Mayo de Actualidad Almanzora, a la que estamos suscritos aquí en Madrid y, en relación con el artículo “Villaricos se levanta contra las excavaciones del castillo”, sin ánimo de entrar en debate con nadie, quisiera efectuar un par de consideraciones, que sus lectores deben conocer, y que añadiría al planteamiento equilibrado que usted ha tratado de realizar en el mismo un importante punto de vista que en él falta: un punto de vista de los propietarios del terreno.

Yo soy propietaria, junto con mi hermana y los hijos de mi difunto hermano, de la parcela junto al castillo donde se están realizando las excavaciones. La empresa promotora, que financia el estudio arqueológico que en ella se realiza, sólo tiene una opción de compra sobre la misma.

Creo que sin una visión de conjunto de la problemática del yacimiento arqueológico de Villaricos, desde el punto de vista de la propiedad, que lo ha sido de la totalidad de lo declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) y que lleva lidiando con la administración más de treinta años por este asunto la información publicada por ACTUALIDAD ALMANZORA no sólo es incompleta, sino que muy probablemente haga llegar a muchos bien intencionados lectores a conclusiones equivocadas. Soy consciente de que existe otro grupo que se aprovecha de la orquestación de distintos intereses particulares existentes en la protesta, en gran medida avivada por ellos mismos, como algunos de los perjudicados en sus vistas al mar por la construcción, a los que esta carta no les hará cambiar su postura; pero creo sinceramente que la gran mayoría de sus lectores están en el primer grupo antes indicado; razón por la que me animo a escribirle y a rogar que publique esta información.

“Por Decreto 2002.1972 de 2 de Julio (B.O.E. de 20 de Julio) se declaró de utilidad pública, a efectos de expropiación forzosa, la adquisición de la parcela en que se halla el yacimiento arqueológico de Sierra Almagrera, en el término de Cuevas del Almanzora (Almería).

Este inmueble pertenece en la actualidad a doña María de la O Muñoz López y doña Ángeles Martínez Muñoz”.

Los párrafos que anteceden son una transcripción literal de lo publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Almería, con fecha 8 de Noviembre de 1972. La parcela era la finca de Los Conteros, con una extensión entonces de unas 45 hectáreas, y las dos señoras propietarias eran mi bisabuela y mi abuela.

En el año 1981, después de haber interrumpido el Gobierno Civil de Almería el procedimiento por más de siete años, la Administración despierta de su letargo por un dictamen del profesor García de Enterría, que interesó mi padre, y nos expropió dos parcelas de la finca: una es la de los hipogeos, aludida en su artículo; la otra es una parcela de unos 10.000 metros, lindante con la zona marítima terrestre y con el castillo, al otro lado de donde se están realizando ahora las excavaciones.

Para poder expropiarnos esta última parcela, la Administración de buenas a primeras, efectuó una ampliación de la zona de utilidad pública, pese a nuestras alegaciones en contra.

Después de esta introducción obligada, y entrando ya en el meollo de la cuestión, someto a su consideración y a la de sus lectores las dos preguntas siguientes, primera:

¿Qué utilidad pública ha reportado la expropiación de las dos zonas de la finca?

La zona de los hipogeos, como ya es de todos conocido, se valló y se mantiene cerrada, por tanto, su utilidad pública, hasta ahora, ha sido nula. Y ¿qué ha ocurrido con la zona de los otros diez mil metros, al otro lado del castillo?. Pues sinceramente, que sigue igual que cuando expropiaron hace más de 20 años. Su utilidad pública brilla totalmente por su ausencia, pese haber costado una buena suma al contribuyente, y haber supuesto un gran perjuicio económico a sus propietarios.

Y esa falta de utilidad pública de lo expropiado hasta ahora en el BIC de Villaricos nos lleva a formularios esta segunda pregunta:

¿Cuál es la importancia actual del yacimiento arqueológico de Villaricos?

No hay duda que son los arqueólogos los que tienen mayor conocimiento de causa para responderla; lo que no excluye evidencias al alcance de cualquier observador.

Pero vamos primero a remitirnos a la opinión de aquellos arqueólogos que, conociendo bien el yacimiento, no tengan interés alguno en minusvalorarlo, más bien todo lo contrario.

El Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora tiene la responsabilidad de elaborar, en conjunción con la Delegación de Cultura de Almería, un Plan Especial de Protección del BIC de Villaricos. El citado plan aún no ha sido aprobado, por incumplimiento de los plazos establecidos por el Ayuntamiento, pese haberlo nosotros recabado repetidamente durante la anterior etapa del PSOE y la actual del PP. Aunque el plan no haya sido aprobado, sí que se han elaborado varios borradores sucesivos, con la aportación como es lógico, del punto de vista de los arqueólogos.

Me remito a esos borradores, de los que se guarda copia en el Ayuntamiento, para contestar a la anterior pregunta. En ellos figura, y cito de memoria, que el yacimiento está muy deteriorado y su valor arqueológico actual es muy escaso, muy limitado, o casi nulo. De cualquier modo ahí están los borradores y no creo que el Ayuntamiento ponga pegas para consultarlos.

Por otra parte, las dos vitrinas existentes en el museo Arqueológico Nacional de Madrid sobre los hallazgos en el yacimiento de Villaricos, cuando yo los visité hace unos años, eran todos de Siret.

De todo lo que antecede, y al margen de la lucha que llevamos con la Administración, que dura ya más que la famosa Guerra de los Treinta Años, es obvio que la solución que se ha adoptado ahora, por iniciativa de la promotora, con el apoyo de la Delegación de Cultura, de hacer un estudio arqueológico previo, es la decisión más prudente, que se puede ahorrar al contribuyente un substancial desembolso totalmente innecesario, evitar una injusticia con la propiedad y la promotora y, al mismo tiempo, preservar la integridad de los hallazgos.

“Hablan los propietarios de la parcela de Villaricos” (Ángeles de Haro): Actualidad Almanzora, Primera quincena de Junio, 2004, pp. 2.

Deja un comentario