CULTURA RESPALDA LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA DE VILLARICOS

Contesta a la denuncia presentada por los vecinos que “se está realizando con total sujeción al proyecto y a las directrices de la Delegación Provincial”

La delegada provincial de la Consejería de Cultura en Almería, Mabel Salinas, remitió el pasado viernes al Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora un escrito en el que deja claro que, hasta ese momento, la intervención arqueológica que se lleva a cabo en Villaricos “se está realizando con total sujeción” al proyecto aprobado por Cultura “y a las directrices emanadas de esta Delegación Provincial”.

            Asimismo, indica que “en ningún momento se ha producido destrucción o deterioro del yacimiento” y que la actuación, de acuerdo con las diversas inspecciones que los arqueólogos de Cultura han realizado, es modélica. “La zona –dice el escrito- está siendo objeto de un completo estudio arqueológico, que está dando como resultado gran cantidad de material y datos históricos que, en su día, una vez finalizada la intervención y entregados todos los informes en esta delegación, serán dados a conocer”.

            El escrito, dirigido al Ayuntamiento cuevano responde a una comunicación del propio consistorio en el que comunicaba la presentación, por parte de la Asociación de Vecinos del núcleo de Villaricos, de una reclamación en la que denunciaban el daño realizado en la zona arqueológica, así como “la destrucción y deterioro de la misma”.

            En la misma comunicación, Cultura indica que se considera conveniente “que toda el área de intervención permanezca vallada para que los arqueólogos puedan trabajar sin presiones de ningún tipo y por motivos de seguridad”, ante la existencia de grandes cortes abiertos en el terreno y por simple protección frente al expolio.

            Ayer lunes, a raíz de hacerse pública la denuncia de los vecinos, Cultura volvió a ordenar una nueva inspección de la zona, sin que haya existido variación alguna de la situación comunicada al Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora.

Denuncia infundada

La Delegación de Cultura, con el escrito remitido al Ayuntamiento, rechaza la denuncia formulada por los vecinos y la Asociación “Existimos”. Este rechazo se apoya en los informes de sus propios arqueólogos, que dejan ver que la denuncia realizada es infundada, por cuanto la intervención se está realizando conforme se marca en el proyecto y cuenta, además, con la supervisión de Cultura.

            Es más, en la denuncia, los vecinos exponían que se estaba utilizando maquinaria pesada impropia en una excavación arqueológica y, desde Cultura, se ha indicado que el uso de esa maquinaria no sólo está consensuado, sino que se utiliza “en una zona donde la estratigrafía lo permite, sin afectar para nada a los restos arqueológicos y siempre bajo la supervisión de la directora de la intervención”.

Indignación

Quien más indignada se muestra por la aparición en IDEAL de la denuncia de los vecinos, es Rosa Morales, la arqueóloga que dirige la excavación y estudio arqueológico del solar. “No hay expolio. La intervención es la adecuada y no se está cometiendo ninguna irregularidad”.

            Asegura que se está trabajando con escrupulosidad y rigor y que el trabajo que se realiza va a permitir conocer en profundidad la zona.

            Los cuatro meses que se llevan de estudio permiten ya asegurar que no se trata de un yacimiento fenicio, sino romano “de los siglos I al V y que el solar en cuestión albergó una zona industrial, una fábrica de salazones. “En los restos que, hasta el momento, se han excavado no hay ningún estrato de época fenicia –asegura la arqueóloga-. Todos son de diferentes etapas romanas y lo que ha aparecido se está catalogando debidamente, clasificando y guardando para su envío al Museo de Almería”.

Monedas

Sobre las monedas que supuestamente aparecieron en el vertedero, Rosa Morales afirma desconocer su existencia y su origen. Con total seguridad dice que “no son de ese yacimiento” porque el trabajo se realiza en profundidad y cribamos cada centímetro cúbico de tierra y materiales. Es imposible que sean de ese yacimiento. Puede ser perfectamente de otro, porque al vertedero van a parar escombros de muchos sitios y Villaricos es potencialmente un gran yacimiento. También es falso que hayan aparecido columnas. Se enseño el trozo de una, pero en una zona romana de salazones no había esas construcciones y, en todo caso, si apareció un trozo lo lógico es pensar que aparecerían otros, y no es así”.

            Hace poco la Dirección General de Costas realizó unas obras cerca del solar, unos accesos desde el núcleo al puerto, el movimiento de tierras se hizo sin un estudio arqueológico previo, pero también hay otros muchos sitios en los que se trabaja y después se tiran los escombros.

            Sí han aparecido ánforas, alguna completa, jarras y restos de cerámica y de huesos. “También hay un aljibe y una mini terma. También está perfectamente catalogado”. La arqueóloga garantiza el trabajo que se lleva a cabo. “Hay –dice- incluso restos que siguen enterrados esperando el momento para ser excavados, porque queremos contar con las mayores garantía para su conservación. Todo se está catalogando”.

            La directora de la excavación también habla de transparencia e invita a comprobar sobre el terreno lo que dice.

Datos

  • Superficie solar: 8.000 metros cuadrados.
  • Superficie estudio: unos 3.500 metros cuadrados.
  • Arqueólogos: 7
  • Operarios: 20
  • Guardas: 2
  • Inversión presupuestada: 400.000 euros
  • Inversión real: más de 600.000 euros.
  • Tiempo de estudio: Más de 6 meses.

La empresa promotora del complejo financia el estudio arqueológico

Cuando el estudio arqueológico termine, y antes de poner un ladrillo en la construcción, la empresa promotora del futuro complejo turístico habrá desembolsado más de 600.000 euros. Esas son las cuentas que tanto el arquitecto del proyecto, José Manuel Villar Alarcón, como el director general de AlmerInvest, Alfredo Moreno Carretero, se hacen.

            “Abordamos la intervención arqueológica con total responsabilidad y, si es cierto que, en un principio pudo haber precipitación, desde que se puso en marcha hay un trabajo responsable, serio y riguroso”, afirman. Con el apoyo del estudio que se está realizando, el técnico y el empresario, aseguran que los restos que aparecen en las fotografías no pueden ser de su solar: “En todo caso pueden pertenecer al primer movimiento de tierras, pero luego todo se ha corregido. La empresa está haciendo un gran esfuerzo financiero, con siete arqueólogos, una veintena de operarios y dos guardas”.

            También la empresa espera el informe final, porque no sólo significará poder empezar a construir, sino también ver si hay que modificar el proyecto original. “Nosotros vamos a respetar lo que se nos diga. La zona está clasificada como zona de salazones y se puede construir en ella tras hacer el estudio arqueológico, y será este último informe el que nos indique qué hacer”.

            El resultado final puede indicar si se trata de un yacimiento de integración documentada, que se tapa; si es de integración soterrada no visitable o si, por el contrario, es de integración mantenida en local visitable, la empresa está dispuesta a actuar de acuerdo a las indicaciones de Cultura. “Estamos interesados en que se haga el estudio, en que se haga bien y por eso es ridículo que se diga lo que se dice, que hablen de expolio y de destrozo”.

El expolio de yacimientos en Almería

Monedas, ánforas, jarras, mosaicos, joyas… forma parte del patrimonio personal de sus descubridores y están ocultas al público. Son las pruebas de un expolio, de antes y de ahora, que llena vitrinas y armarios cuyos contenidos no aparecen en los catálogos ni cuentan con un estudio científico o profesional. Todavía hay quien rebusca en los vertederos para ver si encuentra algo.

            Por cierto, las monedas que aparecían en las fotos que ayer publicó IDEAL no eran de reciente acuñación, ni pertenecen a todos. Si fueron encontradas en el vertedero de Villaricos bueno será que sus poseedores las depositen en sitio seguro para que todos podamos acceder a su contemplación. Dicen que si todos devolvieran los restos que guardan en sus casas habría que construir un museo gigantesco.

            Desde Los Millares al Argar, con todas las civilizaciones que nos han descubierto, es imposible disponer de tan escaso patrimonio ¿Dónde está?

“Cultura respalda la intervención arqueológica de Villaricos”, (José María Granados): Ideal, 4-5-2004, p. 12.

Deja un comentario