Diosa Ashtarte de Baria

Una pieza del @MuseoAlmeria vinculada al renacer de la naturaleza y la vida, que representa a La Diosa #ashtarte .

Ashtarté fue la diosa titular de la ciudad de #Baria (La antigua #Villaricos#CuevasdeAlmanzora). Esta divinidad aparece representada en las monedas de la ciudad desde finales del siglo III a.C., identificada con los atributos de #Isis.

La terracota que aquí presentamos podría haber sido un tymiaterium o quemaperfumes con los que halagar a la diosa. O bien un kernos o recipiente donde quemar en ofrenda a la diosa los primeros granos de la cosecha. Aunque pudo no ser ni una cosa ni la otra, ..ya que no presenta señales de combustión. Podría haberse tratado de un simple exvoto.

Dimensiones:
Altura = 16.7 cm Diámetro base = 8.5 cm Diámetro boca = 8.5 cm Peso = 463 gr 400 a.C-200 a.C

La diosa #Tanit habría tenido su propio culto independiente, culto bariense que se manifiesta en la construcción de un santuario en el interior de una cueva dedicado a #Démeter/#Tanit hacia finales del siglo IV o en el III a.C. Concretamente en las faldas del Cerro de Montroy.
#Siret excavó allí un depósito o favissa que contenía numerosas ofrendas de terracota realizadas a una divinidad femenina. Quizás #Tanit o tal vez #Deméter, una de los tres componentes de la llamada “Trilogía de Eleusis” de amplia implantación en el #Mediterráneo.

Detengámonos en esta asociación entre diosas, tan característica del sincretismo religioso de la Antigüedad. En la versión griega esta trilogía estaba integrada por #Hades, #Démeter y #Perséfone. La mitología nos cuenta que #Hades, enamorado de #Perséfone, la raptó para llevarla con él al inframundo. Su madre #Démeter, le propuso angustiada un acuerdo a #Hades (el dios del infierno), de modo que ella misma pudiese reemplazar a su hija una vez al año para que se le permitiese a ésta retornar periódicamente al mundo de los vivos. De modo que con periodicidad anual, #Démeter regresaba al mundo terrenal. Renovando así el ciclo vital y reponiendo la fertilidad de los campos.

Fuente: Museo de Almería

Deja un comentario