Lekytos de Baria

Hoy os mostramos un Lekythos (contenedor de perfumes, bálsamos y aceites) procedente de #Villaricos y que, por su estado de conservación, pudo formar parte de un ajuar funerario de la rica necrópolis de #Baria.
Se trata de un Lekythos que en la zona central del galbo, presenta una decoración de figuras negras en la que se escenifica un pasaje mitológico: #Athenea (tal vez #Ariadna)subiendo a un carro tirado por 3 caballos, detrás una mujer y tras los caballos, posiblemente #Dionysos.

Datación475[ac]-450[ac] Altura = 14,90 cm Diámetro base = 4,10 cm Diámetro boca = 3,20 cm Peso = 152,60 gr Anchura máxima = 5,30 cm

Una vida perfumada … y la otra también El perfume tuvo en la #Antigüedad un vínculo indiscutible con el culto religioso, que se constituye en una auténtica experiencia multisensorial, pues se apelaba en general a todos los sentidos:
vista, oído, gusto, tacto…y, de forma sistemática, al olfato, incluyendo la inhalación de sustancias psicoactivas.

La mitología #griega nos traslada que el perfume nació al salpicar Venus una rosa con una gota de su sangre, dotándola así de su color y su aroma característicos.

Muchos objetos arqueológicos muestran dicha vinculación entre el perfume y los dioses. El papel del perfume en los rituales funerarios debió ser destacado y objetos como nuestro #lekythos de figuras negras, formaban parte muy significativa de los ajuares funerarios.

Esta relación entre la muerte y el perfume también atiende, en cualquier caso y de un modo u otro, a la esperanza en la otra vida.
Pero no sólo se empleó el perfume en los ritos funerarios. También se procuraban aromas en el hogar quemando en un pebetero o bien se aplicaban sobre la ropa o cuerpo. Los vasos de perfumes de época clásica empleados por los fenicios de #Baria son básicamente, atenienses pues ya a finales del siglo VI a.C., Atenas se había convertido en una de las ciudades líderes del mundo griego. Un ejemplo, esta pieza: un ejemplar del núcleo de seguidores del taller del “Pintor de Haimón”, una alfarería ateniense que estuvo en activo a lo largo del siglo V.

Fuente: Museo de Almería

Deja un comentario