UNAS EXCAVACIONES EN VILLARICOS PONEN EN PIE DE GUERRA A LOS VECINOS.

Bien podría llamarse la “excavación de la discordia”. Los vecinos de la barriada de Villaricos, en el municipio de Cuevas del Almanzora, y los componentes de la Asociación “Existimos” se ha movilizado para denunciar ante la opinión pública, lo que consideran como un auténtico expolio de los restos arqueológicos descubiertos en la playa de Villaricos. La Delegación de Cultura no ha tardado en defender la adecuidad de las actuaciones que allí se están acometiendo.

            Por su parte, los vecinos consideran que la excavación arqueológica que se está realizando, se hace de forma inadecuada y manifiestan su preocupación por el trato inadecuado de que reciben los restos arqueológicos que se están encontrando en un asentamiento fenicio.

            El tema arranca en agosto del pasado año, cuando el Director General de Bienes Culturales, Julián Martínez paralizó las obras de construcción de un bloque de siete plantas, debido a que se encontró un antiguo asentamiento fenicio y púnico de la antigua ciudad de Baria, de gran valor histórico y arqueológico remontándose hasta el siglo VII antes de Cristo, ubicado en una zona industrial y de salazones.

            Es un área de aproximadamente 17.000 metros cuadrados que se encuentra muy cerca de una torre vigía. La Delegación de Cultura mandó paralizar las obras, al mismo tiempo que ordenaba realizar un estudio, a lo largo de seis meses para valorar la importancia del descubrimiento.

            Los vecinos observan y denuncian que en el trabajo arqueológico realizado por la empresa “pagada por la propia constructora” están surgiendo elementos excesivamente pesados y que la retroexcavadora levanta restos que podrían ser de gran valor cultural.

            Desde “Existimos” se insiste en que la forma en la que se está haciendo el análisis arqueológico es poco rigurosa y no se leva a cabo con la meticulosidad que debería de abordarse unos restos de esta naturaleza, que pueden ser fácilmente destruidos si no se tratan con la atención adecuada. Al parecer en el subsuelo de Villaricos existe una gran riqueza arqueológica que podría formar parte del asentamiento de la gran factoría de salazones que había en la antigua ciudad de Baria.

            También señalan no entender el secretismo que hay en torno a los hallazgos. La zona está totalmente vallada y un guardia de seguridad impide la entrada a cualquier ciudadano que quiera visitar o conocer el trabajo que se está realizando “lo que nunca ha ocurrido en otras excavaciones”, apuntan los vecinos.

            El presidente del colectivo dice también no entender cómo desde la inauguración de los hipogeos (enterramientos) de época fenicia en mayo del pasado año nadie los haya abierto ni se haya preocupado de hacerlo “están totalmente cerrados y nadie puede visitarlos”, según denuncia. Y todo ello después de que la Junta invirtiera más de 30.000 euros en su recuperación.

            Los vecinos de Villaricos no comprenden cómo un espacio que podría ser disfrutado por los ciudadanos permanece cerrado e inaccesible, a pesar de su gran valor cultural y científico. Los hipogeos están declarados Monumento Histórico Artístico Nacional, ya que son los más grandes de la época fenicia y púnica que existen en la Península Ibérica.

            La delegada provincial de la Consejería de Cultura en Almería, Mabel Salinas, remitió recientemente al Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora un escrito en el que deja claro que, hasta ese momento, la intervención arqueológica que se lleva a cabo en Villaricos “se está realizando con total sujeción” al proyecto aprobado por Cultura “y a las directrices emanadas de esta Delegación Provincial”.

“Unas excavaciones en Villaricos ponen en pie de guerra a los vecinos”, La Edición. Levante, 15-28 de mayo de 2004.

Deja un comentario